Press "Enter" to skip to content

Mujeres para combatir la corrupción en México

José Luis Ortiz Santillán

 

Uno de los ejes de la campaña del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, fue la lucha contra la corrupción. Para hacer frente a este problema que se ha enquistado en todas las estructuras del Estado Mexicano y en la sociedad, como un cáncer que se ha ido comiendo al país paulatinamente, situándolo en la posición 135 entre los 180 países evaluados por Transparencia Internacional en 2017, el presidente electo optó por la Dra. Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, quien desde el inicio de su campaña fue nombrada la encargada de la Secretaría de la Función Pública.

Este compromiso del nuevo gobierno ha sido refrendado en el reciente Congreso de MORENA, efectuado en la Ciudad de México este fin de semana. En él, el presidente electo señaló que ni en el sueño ha olvidado que está al frente de una transformación pacífica del país y sus instituciones, “pero profunda; ordenada, pero radical, porque vamos a arrancar de raíz al régimen de corrupción y de privilegios”, ha afirmado.

No es cualquier régimen y será difícil de erradicar, pues ha echado raíces en el país; no obstante, el presidente electo ha obtenido el apoyo de la mayoría de los ciudadanos para hacerlo en las elecciones del pasado 1 de julio; en gran medida, gracias al hartazgo de la sociedad por los hechos de corrupción que sexenio tras sexenio se han denunciado y quedado en la impunidad; tema por el que, seguramente, será también evaluado por los ciudadanos durante el sexenio.

La Dra. Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, deberá dar resultados en el combate contra la corrupción. Hay que considerar que la Dra. Sandoval no es ajena a la lucha de millones de mexicanos por la trasformación de México; ella nació el seno de un hogar donde las ideas para cambiar los destinos del país se exponían por su padre, el guerrerense Pablo Sandoval Ramírez, que como muchos encontró en las filas del Partido Comunista Mexicano y su juventud comunista, las fuerzas miles de hombres y mujeres que como él deseaban cambiar el destino del país y de millones de hombres y mujeres, en particular en su Estado.

La futura titular de la Secretaría de la Función Pública está preparada para enfrentar el reto de combatir la corrupción. La Dra. Sandoval trabajó con el entonces Diputado Bernardo Bátiz en la LVII Legislatura, quien fue presidente del Comité de Investigaciones Legislativa, y participó en el concurso de oposición para crear el Centro de Estudios de Fianzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados en 1998, ganando el puesto de Subdirectora de Estudios Macroeconómicos, puesto al que renunció para realizar estudios de posgrado en la Universidad de California.

Antes de llegar a la Asamblea constituyente de la ciudad de México, la Dra. Sandoval era investigadora de tiempo completo del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). La futura “Fiscal anticorrupción” de México no es una persona improvisada, conoce ampliamente del tema y ha escrito sobre él. Es la Directora del Laboratorio de Documentación y Análisis de la Corrupción y la Transparencia de la UNAM, experta en temas de fiscalización, corrupción, transparencia, acceso a la información y rendición de cuentas; ha sido consultora del Banco Mundial y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Con la Dra., Irma Eréndira Sandoval, el presidente electo pretende poner fin a la impunidad y la corrupción que han ofendido la dignidad de los mexicanos. Los casos de los ex gobernador Javier Duarte, Roberto Borge, Granier, Tomas Yarrington , Eugenio Flores, no deberán formar parte de las noticias diarias del país en el futuro; menos aún, las absurdas artimañas expuestas por la profesora Elba Ester Gordillo para justificar una fortuna injustificable, amasada a la vista del Estado y validada por un juez, sobre argumentos falsos tan increíbles como los expuestos por la primera dama del país, Angélica Rivera, para justificar la compra de la “Casa Blanca” frente a los mexicanos.

¿A caso los ciudadanos podemos aceptar que una profesora rural haya podido amasar una fortuna millonaria para heredar a su hija? Los medios han comentado como el 13 de marzo de 2013, fue presentada una copia del testamento de la madre de Elba Esther Gordillo a un fiscal de la SEIDO, donde daba fe de una herencia de más de 143 millones de pesos en efectivo y un paquete accionario de Comercializadora TTS de México, además de obras de arte de Marc Chagall, Raúl Anguiano, Diego Rivera, Rufino Tamayo, Alfredo Zalce, Sebastián, Francisco Zúñiga y Francisco Toledo, entre otros destacados pintores y muralistas; mostrando que ser profesor rural no sólo permite acumular dinero, sino también cultura y buen gusto por el arte y los negocios.

Este caso y el de los medicamentos contra el cáncer de “agua de la llave” de Javier Duarte, no se deben volverse a producir en México. Para ello, la Dra. Sandoval deberá pasar de la especulación que generó el presidente Enrique Peña Nieto en 2012 sobre su compromiso a luchar contra la corrupción, la desaparición de la Secretaría de la Función Pública y transformación en Fiscalía Anticorrupción, su “Diagnóstico de la Administración pública” en 2013 y de los ejes rectores de un Plan Nacional de Desarrollo de una México en paz (todos ellos centrados en acabar la corrupción, pacificar el país y construir un Estado más eficiente), a la realidad del combate contra la corrupción; considerando siempre, que como en Brasil, los corruptos y la burguesía de del país, estarán atentos a los errores para enjuiciar al futuro presidente y su gabinete, siguiendo el camino de los corruptos brasileños

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Mission News Theme by Compete Themes.