Miércoles 24 de Mayo de 2017
     

Seguirá de la patada el futbol mexicano

futbol-mexicano


Con la tercera cadena de TV abierta de Grupo Imagen

  • El Rebaño, por Chivas Tv y Claro Video

Agora Deportiva
Jesús Yáñez Orozco

 

(Los goles que se convierten en la cancha son los goles en contra de los dominados, advierte el alemán Gerhard Vinnai en su libro Futbol Como Ideología, Editorial Siglo XXI, 1971)

El manejo del futbol mexicano, hace más de medio siglo, es atípico con respecto al resto de los 210 países miembros de la FIFA, sobre todo, por su perverso vínculo con la televisión.

Por eso, el cambio radical que auguró el torneo apertura 2016, con la tercer televisora abierta y la salida de Chivas de las pantallas de Televisa, será sólo espejismo en la historia de casi 115 años de este deporte, donde destaca una lucha soterrada de cuatro personajes, zares del balón, ebrios de futbol, por el dominio de sus estratosféricas ganancias: Emilio Azcárraga Jean, Carlos Slim Helú, Jorge Vergara y Olegario Vázquez Raña.

Una especie de Cuatro Jinetes del Apocalipsis de la pelotita.

Pero que, en sentido estricto, nada –o poco, visto con optimismo— modifica la esencia gris del espectáculo en las canchas.

Eso sí: cuarteó el monopolio futbolero de Televisa y, su rémora, TV-Azteca.

De paso, iluminó una oscura lucha por el control del balompié mexicano, sobre todo, entre dos polémicos
personajes: Azcárraga y Slim –varias veces en el primer peldaño de la lista de hombres más ricos del mundo.

Sólo para tener una idea de los ingresos que deja este deporte va una perla: durante el contrato quinquenal que Vergara acordó con Televisa para la transmisión de los juegos del Guadalajara, el club más popular de México, recibió, según la revista Forbes, 36 millones de dólares anuales –un total de 180 millones, alrededor de tres mil 780 millones de pesos al cambio actual.

Especializada en economía y finanzas, dicha publicación en internet, también estimó — a pesar de que el retiro de la televisión abierta le costó al equipo tapatío reducir su valor por siete millones de dólares– que el cuadro rayado se mantiene en el primer lugar del futbol nacional con 302.3 millones de dólares, de los dos mil 167 millones de dólares del costo de las franquicias de la Liga MX y Ascenso MX.

El equipo jalisciense estuvo 22 años en el Canal de las Estrellas y, el convenio sostenido con Azcárraga, da una somera idea de los multimillonarios ingresos que, sólo por concepto del balón, ingresan a las arcas de Televisa.

Ocurrieron dos hechos insólitos el pasado torneo de liga que supondrían un giro de 180 grados, pero será de 360, por la forma dictatorial cómo se maneja el deporte de las patadas: que Guadalajara, el club más popular, mudara sus transmisiones de Televisa a internet, y la concesión de una tercera cadena de televisión abierta, Grupo Imagen de Olegario Vázquez Raña –dueño del club Querétaro, el periódico Excélsior y miembro del Comité Olímpico Internacional— que, coloquialmente, por lo que se observa y oye, es más de los mismo.

Chivas Tv, por el obtuso espíritu mercantilista de su dueño, desató una ácida la polémica durante la segunda mitad el año pasado. Hubo malestar generalizado entre la afición contra Vergara, a quién aún se recuerda como vendedor de tacos de carnitas y lavador de cazos con grasa, en la ciudad de Guadalajara, mandil en ristre, antes de ser exitoso empresario y luego propietario del Rebaño Sagrado.

Primero trascendió que Vergara había acordado con Netflix la difusión de juegos del Chiverío, pero la plataforma Chivas Tv anunció, a finales de diciembre, un acuerdo con el sistema Claro Video, propiedad de Slim, para la transmisión simultánea de todos los encuentros del Guadalajara durante los dos torneos regulares de 2017.

Los partidos del Rebaño pueden apreciarse bajo la modalidad de pago por evento. Comenzaron a transmitirse el sábado 7 de enero, cuando los rojiblancos vencieron 2-1 a Pumas, en duelo correspondiente a la jornada uno del Clausura 2017.

Los aficionados que deseen disfrutar de los juegos podrán hacerlo aún sin estar suscritos al servicio de Claro Video. Únicamente deben descargar la aplicación y registrarse en la misma.

“Nos unimos para llegar a más aficionados rojiblancos”, confió el equipo, que en junio de este año decidió prescindir de la televisión para transmitir sus partidos de local, aunque tuvo un inicio accidentado que le significó una multa de la Procuraduría Federal del Consumidor: cinco millones 680 mil pesos.

Los encuentros podrán verse en televisión, tabletas y celulares con conexión a Internet. El servicio de Claro Video está disponible en el portal clarovideo.com.

 

slim-azcarraga-salinas

 

La salida del Rebaño del redil de las pantallas de la llamada telepatria, adelgazó la obesa chequera de Emilio III. Dolió el autogol. Y desató su furia. El pretexto cayó como anillo al dedo: la multa millonaria de Profeco al club Guadalajara.

El lunes 28 de noviembre, la Procuraduría esgrimió, en un boletín, por qué la sanción a Chivas Tv: cláusulas abusivas en contrato de prestación de servicios. Además inició otra investigación sobre las fallas en la transmisión del partido de cuartos de final entre Guadalajara y América, del torneo pasado.

Los dos días siguientes, martes 29 y miércoles 30, Azcárraga soltó la jauría y se desató una campaña de caza, el lobo y la cabra, contra Vergara desde la poderosa pantallita.

Matutino Express, que conduce Esteban Arce, por Canal 4, fue donde más ferocidad hubo.

Algunos de forma burda y otros de manera tersa, durante casi 20 minutos consecutivos, acusaron al dueño del club rojiblanco con dedo flamígero: total falta de respeto a la sufrida afición Chiva. Uno de éstos fue, en un hecho inusual, Francisco Javier González, director de deportes de Televisa.

En una encuesta –inducida, y de mal gusto, que caracteriza a la empresa de Chapultepec 18– un aficionado del Campeonísimo lanzó un desagradable recordatorio maternal a Vergara con todas sus palabras, sin censura alguna.

Otros de sus detractores fueron ex jugadores del Guadalajara, Camilo Romero, entre ellos.

Se sumaron periodistas como Rafael Ocampo, director editorial del diario La Afición/Milenio, y Héctor Quispe, ex reportero del diario Reforma, especializado en marketing deportivo, quien acusó a Vergara de la “mercantilización de la pasión” del equipo 100 por ciento mexicano.

Cuando todos los clubes, sin excepción, lo hacen.

En una falacia del tamaño del estadio Azteca, Alonso Cabral, quien comenta deportes en Matutino Express, junto al veterano Arturo, El Rudo, Rivera, aseguró que la televisión abierta “es gratuita”.

El telespectador no toma conciencia que “paga” su derecho de ver televisión “gratis”, vía publicidad, con el consumo de los productos que ve en la pantallita, comida chatarra en particular. Y el hecho de que el teleadicto se mude a internet, u opte por apagarla, refleja el tamaño de la crisis en los ingresos de Televisa: más de cinco mil millones de pesos, en 2016.

Desde que comenzó la polémica con las transmisiones de Chivas Tv, hace medio año, hubo voces críticas, que auguraban su fracaso.

Octavio Islas, especialista en internet, doctor en ciencias sociales, licenciado en sociología, y aficionado del Guadalajara, auguró, lapidario, para la revista Zócalo, que Chivas TV era un “fallido modelo de negocio”.

Argumentó que apartar al equipo rojiblanco de Televisa fue una decisión aplaudida por su afición. “Considerar a Internet como opción viable para transmitir los partidos del equipo, definitivamente implicaba riesgos”, advirtió.

No obstante, la afición Chiva pudo simpatizar y solidarizarse con el proyecto de Chivas Tv. Pero, aclaró, Vergara apostó por lo que suponía una operación de dinero “fácil”, como no pocas de las que acostumbra, desde que fracasó como taquero.

Islas,  ahondó:

“Chivas Tv parecía un proyecto novedoso, destinado a romper el yugo impuesto al futbol mexicano por los intereses de las dos televisoras, con los resultados que todos conocemos”. Sin embargo, puntualizó, Vergara se equivocó al elegir un modelo de negocio que definitivamente “castiga” a su afición.

Cobraba entre 150 y 500 pesos, dependiendo el juego, cuando el salario mínimo era de 73 pesos en promedio.

Y comparó:

“El costo de los planes resulta absurdo. Supone pagar una suma de dinero considerable para los bolsillos de la inmensa mayoría de los mexicanos. Incluso es muy superior a los planes que los aficionados al futbol americano pagan por temporada, incluyendo todos los encuentros de la liga profesional” en Estados Unidos.

No hay que olvidar que el futbol mexicano cuenta con un jugador más desde la pantallita: el sábado 22 de octubre debutó Imagen Televisión, propiedad de Vázquez Raña, en la transmisión de partidos, con lo que se convirtió en la primera televisora abierta en hacerlo, fuera del monopolio que por años ha controlado el balompié local.

Conocida como Cadena-3 tuvo la suerte de que le tocara al club América visitar a los Gallos, en el Estadio Corregidora, con lo que tuvo más audiencia de la que regularmente sigue al Querétaro. También transmitirá los encuentros de local de León, Pachuca (de los que Slim es socio) y Jaguares, aunque el equipo sigue en crisis. Y corre el riesgo de perder la franquicia. Quizá sea el más firme candidato al descenso.

Los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara, también, sin el yugo del duopolio Televisa/Azteca, transmitieron sus juegos en ESPN. Pero sólo duraron un año en el máximo circuito y se fueron con la queja de que los silbantes tenían la consigna de perjudicarlos por haberse negado a negociar con ambas televisoras.

Ahora, dicen comentaristas de televisoras de paga –como el ex futbolista Rafael Puente, de ESPN– habría también que “repartirse” a la Selección Nacional, el conocida como Los Ratones Verdes Reumáticos. Hay quiénes sugieren que se subaste. Idóneo sería que se transmitiera por todos los medios, internet incluido, para evitar le enfermedad, cáncer, del duopolio.

Actualmente, Televisa tiene los derechos de transmisión de los clubes, Monterrey, Tigres de la UANL, Toluca y tres de los Cuatro Magníficos: América, Pumas y Cruz Azul.

Por su parte, TV Azteca, la segunda mayor cadena de televisión en México, transmite los partidos de Atlas, Monarcas Morelia, Querétaro, Tijuana, Veracruz, Santos Laguna y Puebla.

Grupo Imagen tiene a su equipo, Gallos Blancos, Jaguares, Pachuca y León.

En contraste, Slim ya mostró el poderío de su músculo y quiere todas las canicas, como se dice popularmente.

Aún está fresco el recuerdo cómo el magnate de las comunicaciones llegó a revolucionar la industria del balón. En septiembre del 2012 incursionó en el futbol mexicano: adquirió 30 por ciento de acciones del Club León, Club Pachuca y La Universidad del Futbol, conocido como Grupo Pachuca.

El día de su presentación como socio dio el primer golpe mediático a la pelota: anunció, a través de sus voceros, que los Panzas Verdes serían transmitidos por Fox Sports, de paga.

Rompió, así, el monolítico control televisivo del balompié nacional.

Además posee a Estudiantes Tecos, alguna vez propiedad de la Universidad Autónoma de Guadalajara –casa de estudios superiores de corte fascista–, de la Liga de Ascenso. Slim también es accionista en el Oviedo español y el Everton chileno.

No hay que olvidar que tiene una fuerte influencia en el Patronato del Club Universidad Nacional AC., que administra a los Pumas. Sus derechos de trasmisión los posee Televisa desde 1994, cuando dejó de difundir sus partidos Televisión Azteca –antes Imevisión, que los tenía en exclusiva desde 1977.

Como maestro del ajedrez mediático, Slim, en una jugada magistral, jaque mate, obtuvo los derechos para la transmisión de los pasados juegos olímpicos celebrados en Río de Janeiro. Se difundieron en México de manera digital a través de Claro Sports.com y de UnoTV, así como por televisoras públicas, 11 y 22, y por cadenas de cable (ESPN y Fox Sports), con las que el magnate tiene acuerdos.

Así como sucedió con Slim, cuando se asoció a Grupo Pachuca, a principios de la presente década era impensable que el duopolio cediera parte del pingüe negocio futbolero. Y no lo ha hecho por ser perverso hermano de la caridad, sino obligado por las circunstancias.

Pero el aficionado, con la mediocridad que lo caracteriza en México, ya tiene más opciones para seguir el deporte más popular del mundo, a través de la ciberdictadura perfecta de la sinrazón: redes sociales y plataformas.

pumaacatlanunam@gmail.com
tzotzilyaoro@hotmail.com
@kalimanyez





Etiquetas:

Más en la Sección: Deportes


Deja un comentario