Miércoles 29 de Marzo de 2017
     

La resurrección de Fidel en las ideas

fidel-homenaje


José Luis Ortiz Santillán

En Cuba, ayer martes por la noche, el pueblo cubano y representantes de todo el planeta rindieron tributo a Fidel, antes de iniciar su marcha triunfal hacia la inmortalidad. Ahora, no se trata de la marcha de la victoria desde la Sierra Maestra hasta La Habana, como en 1959; sino desde la ciudad sede de los poderes del gobierno, desde donde diseñó la construcción del socialismo en Cuba y donde pedagógicamente dialogó muchas veces con su pueblo, para dirigirse nuevamente hacia el lugar desde donde inició su lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista en 1957.

Contrariamente a la idea de quienes suponen que ahora que ha muerto, Fidel se diluirá en la historia y en la conciencia de su pueblo, su acción y pensamiento se alzan para perpetuarse, no sólo en la conciencia de los cubanos, sino de la humanidad. Ahora, desde la Sierra Maestra, desde Santiago de Cuba, las ideas de Fidel y sus guerrilleros se multiplicarán, esta vez no sólo en Cuba, sino en todo el mundo; en la lucha por una nueva sociedad, por el socialismo, a cuya construcción consagró su vida.

El homenaje a Fidel en la Plaza de la revolución en La Habana, con la presencia de Jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos el presidente Enrique Peña Nieto, quien recordó los vínculos históricos existentes entre Cuba y México, rememorando que 60 años después de la salida de Fidel en el Granma desde nuestro país había muerto.

Antes los mandatarios, el Cuerpo Diplomático, artistas, escritores y amigos, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de Cuba, y la multitudinaria representación del pueblo cubano, inició el homenaje a Fidel con el Himno Nacional de Cuba; mientras que la actriz cubana, Corina Mestre, abrió la participación de quienes quisieron tomar la tribuna para horrarlo, declamando el poema “Marcha triunfal del Ejército Rebelde”; luego, uno a uno, Jefes de Estado y de Gobierno tomaron el micrófono para expresar su agradecimiento póstumo a Fidel por su legado, su solidaridad e internacionalismo.

Como solía pasar cada primero de mayo, cuando miles de trabajadores acudían a la Plaza de la Revolución a escuchar a Fidel, en esta ocasión miles de mujeres y hombres desbordaron la plaza para que Fidel los escuchara, entre los mandatarios llegados del extranjero y representantes de delegaciones de diferentes países del plantea, personalidades, que viajaron a Cuba para acompañar a Fidel y a rendirle tributo a sus cualidades, al líder indiscutible mundial de millones de seres humanos que han luchado y luchan por un mundo mejor, donde prevalezca la justicia, la libertad y la dignidad humana.

En español, inglés, griego, árabe, chino, ruso, en diferentes idiomas, se habló de las cualidades de Fidel, de su solidaridad con los pueblos en la lucha por su independencia, de su apoyo a su lucha no sólo con solidaridad, sino entrenando hombres y mujeres para la guerra, aportando soldados cubanos para combatir en África y Asia, a lado de sus pueblos, para conquistar su independencia. A la vez, se habló de las aportaciones de Fidel a la construcción del socialismo en el mundo y al marxismo.

Los oradores hablaron de las relaciones entre sus pueblos y el pueblo cubano, de los esfuerzos de Fidel para fortalecer esas relaciones; señalando que su muerte ha sido una enorme perdida latinoamericana, pero a la vez, ha trascendido después de la muerte en sus ideas, en su obra, legado y ejemplo; hablaron del amor de Fidel a la vida en el mundo, a la humanidad y a su patria; de su inquebrantable carácter y de la lucha por la independencia de los pueblos.

Un momento emotivo fue cuando Roosevelt Skerrit, primer ministro de Dominica, con lagrimas que cerraron su garganta, dijo que Fidel había sido su mentor y señaló que las páginas de la historia muestran que cada cierto tiempo nace por lo menos una personalidad que trasciende y capta la atención por su quehacer al combatir la opresión y el orden establecido. Por lo que Fidel Castro fue un líder indiscutible de la revolución cubana y fue una de esas personas; por lo que sentía un enorme privilegio “de llamarle mi amigo y mentor”, precisó.

No menos emotivo fue la participación del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien dijo: “Fidel puso a Cuba en el mapa del mundo,…mostró al mundo que no hay imperio perpetuo ni poder imperial impune. Fidel derrotó en Naciones Unidas a Estados Unidos con la razón y por la justicia,… Fidel no solo garantiza educación y salud para Cuba. Sacó del analfabetismo a muchos pueblos del mundo y con la salud les hizo milagros a los más humildes del mundo,… A Fidel intentaron matarlo de mil maneras durante más de medio siglo más de 10 presidentes norteamericanos y no lo lograron”, dijo Evo.

En la tribuna, se señaló que Fidel luchó por la humanidad y venció todas las batallas, fue hijo de un pueblo revolucionario y desde ahora, no se podrá hablar de lucha antiimperialista sin referirnos al pueblo cubano y a Fidel; pues Fidel fue un ejemplo de solidaridad desinteresada, no fue a buscar diamantes a África, ni se sumo a sus luchas para buscar beneficios, lo hizo por amor a la humanidad y a la libertad.

Cuando le toco hablar al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, este compartió una de sus últimas conversaciones con Fidel y dijo: “… ahora puedo comprender cabalmente aquellas palabras que nos dijera a Evo y a mí el 13 de agosto del año 2015 cuando cumplía 89 años, y en una larga conversación de pronto nos vio a los ojos con su mirada de águila y nos dijo: “Maduro, Evo, yo los acompaño hasta los 90 años”. Y yo le dije sorprendido, porque Fidel todo lo que decía lo cumplía, le dije: “No, Comandante, no nos puede dejar.” Y él me miró con mirada compasiva como de un padre a un niño y me dijo: “Ya yo hice lo que tenía que hacer, ahora les toca a ustedes, Evo, Maduro, a ustedes.”, precisó Maduro.

El General Raúl Castro, al despedir de La Habana a Fidel planteó que “Junto al Monumento a José Martí, héroe nacional y autor intelectual del asalto al Cuartel Moncada, donde nos hemos reunido durante más de medio siglo, en momentos de extraordinario dolor, o para honrar a nuestros mártires, proclamar nuestros ideales, reverenciar nuestros símbolos y consultar al pueblo trascendentales decisiones; precisamente aquí, donde conmemoramos nuestras victorias, te decimos junto a nuestro abnegado, combativo y heroico pueblo: ¡Hasta la victoria siempre!”, subrayó el presidente de Cuba.

Fidel inició su viaje de regreso a Santiago de Cuba este miércoles, ciudad que me adoptó entre sus hijos hace casi cuarenta años, a la que bajó desde la Sierra Maestra para hacer la revolución y construir el socialismo en Cuba, donde desde ahora sus restos mortales descansarán junto a los de José Martí, para vivir eternamente entre su pueblo y en el corazón de los revolucionarios del mundo, cuyo ejemplo e ideas animarán su lucha. ¡Hasta Siempre Fidel¡ ¡Hasta la Victoria Siempre!





Etiquetas: »

Más en la Sección: Mundo


Deja un comentario