Jueves 19 de Octubre de 2017
     

Medio Oriente, laboratorio para nuevas armas y tácticas de guerra

guerra-mosul-isis


José Luis Ortiz Santillán

Por qué debería de interesarnos lo que sucede hoy en Medio Oriente. No es difícil de entender que la inestabilidad política y social, que viven hoy países como Afganistán, Siria, Iraq, Irán y Turquía, producto del surgimiento del Estado Islámico (ISIS) y la guerra que libran contra él los países occidentales, no sólo ha provocado la destrucción de la infraestructura económica y social, sino el desplazamiento de pueblos enteros que han alimentado la crisis de refugiados que enfrenta Europa y el mundo hoy; afectando los flujos de comercio y las inversiones, sembrando desconfianza entre los inversionistas por el futuro.

La batalla por reconquistar Mosul en Iraq, en manos del ISIS desde 2014, iniciada hace diez días, acapara las portadas de los medios escritos y noticieros televisivos, mientras se sigue hablando del aumento de los flujos de refugiados en los campos de Turquía, Jordania y Grecia. En tanto que, los contactos diplomáticos para poner fin a la guerra parecen haber sido rebasados dentro de una nueva geopolítica que los propios países de Occidente han creado, al sancionar a Rusia por la anexión de Crimea y alimentar una nueva guerra fría con su antiguo aliado, dándole la oportunidad de revivir el orgullo ruso de sus fuerzas armadas y exhibir su nuevo armamento; eso es lo que al menos hacen los medios de ese país que calientan el antagonismo entre Rusia y Occidente.

Todo parece indicar, que aparte de poner fin al existencialismo del ISIS, la guerra en Siria e Iraq contra los islamistas, les está dándoles la oportunidad a las potencias de poner a prueba su nuevo material bélico, sin importar la destrucción que están provocando y las víctimas civiles que están produciendo; de ahí la negativa de los países de la coalición de poner tropas de tierra en el ajedrez de la guerra y continuar con los drones.

Sin embargo, la guerra contra el ISIS no puede ser simplemente electrónica, con aviones teledirigidos y cámaras operando para lanzar misiles y metralla. La conquista de Mosul será sin duda, la más grande de las batallas urbanas vistas hasta hoy; quizá como uno de los modernos juegos de guerra electrónicos y con medios aún no vistos o puestos a prueba en una guerra, para vencer a los kamikazes y coches bombas de los islamistas, en una guerrilla urbana donde tratarán de provocar el mayor numero de bajas a las fuerzas de la coalición.

Las unidades iraquíes afirmaron este martes estar a sólo seis kilómetros al este de Mosul, la capital iraquí del ISIS y su califato; por esa razón, el mismo martes trece ministros de defensa de la coalición se reunieron en París para evaluar la ofensiva y el proyecto sobre lo que se hará al día después de la toma de Mosul, la cual podría quedar dividida entre los diferentes grupos que participan en la ofensiva, como chiitas, suníes, kurdos, turcos, entre otros, rememorando la batalla de Berlín de la Segunda Guerra Mundial.

Los ejércitos occidentales de los Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Australia, España, Canadá, entre otros, no están dispuestos a enviar sus tropas de infantería, pero analizan los diferentes escenarios de una guerra que apoyan con asesores militares, tropas de elite y equipos de guerra electrónicos; una guerra que aún no está ganada y seguramente llevará muchos meses más.

El ejército iraquí y los Peshmergas del Kurdistán, han tomado ya casi el 80% de los pueblos que rodean Mosul, de acuerdo a los despachos. Sin embargo, la preocupación entre las fuerzas militares que avanzan hacia Mosul aumenta, en la medida en que los yihadistas se van esfumando y los aguerridos hijos de Alá venidos de todos los países del planeta y dispuestos a morir han desaparecido, haciendo pensar a los países occidentales que pronto podrían llevar la guerra alas calles de sus principales ciudades, como lo hicieron en Paris en 2015.

Mosul es una ciudad tres veces más grande que París, antes de iniciar la batalla por la reconquista había más de millón y medio de habitantes y la ONU afirma que al menos un tercio ha huido ya; en estos días hemos visto en los medios como familias enteras tratan de escapar de la guerra, pero seguramente, entre ellas, muchos islamistas, por lo que al final el ISIS podría quedar reducido en la ciudad a grupos de francotiradores y terroristas dispuestos a hacerse explotar mientras los yihadistas se concentran en otras ciudades bajo su control aún o se trasladan a sus países de origen a sembrar el terror.

La guerra contra el ISIS parase estar lejos de terminar, pero lo cierto es que Mosul está distrayendo a la opinión pública de lo que está pasando en Siria y lo que sucede con los kurdos de ese país y de Turquía, sometidos y divididos entre países que no reconocen sus derechos, colonizados y conquistados, masacrados y exterminados en Armenia e Iraq, pero hoy en la primera línea de batalla, incluso las fuerzas del PKK.





Etiquetas: » »

Más en la Sección: Mundo


Deja un comentario