Press "Enter" to skip to content

Hablando del nuevo sistema de justicia penal en México con los expertos

José Luis Ortiz Santillán

Con la puesta en funcionamiento del nuevo sistema de justicia penal acusatorio en México han surgido diferentes problemas, a los cuales acusadores y acusados se ven a diario enfrentados, requiriendo de claridad en cada tema para seguir impartiendo justicia. En vista de ello, le hemos pedido a la Dra. Diana Cristal González Obregón, Abogada, Académica y experta en sistema penal acusatorio adversarial y oral, que clarificara el tema del “Descubrimiento probatorio”, el cual constituye un requisito indispensable y obligatorio para las partes en la admisión probatoria de la etapa intermedia de los juicios orales.

He aquí la disertación de la Dra. Cristal González Obregón sobre este tema:

El descubrimiento probatorio es sin duda una figura innovadora que se incluye por primera vez en México a través de nuestro Código Nacional de Procedimientos Penales.

La experiencia en nuestro país en la aplicación de un sistema de justicia penal acusatorio adversarial es vasta y distinta. Se cuenta tanto con buenas prácticas como dispraxis. El reto que enfrentamos es cada vez mayor al existir poco tiempo ya para cumplir con la obligación constitucional a nivel fuero común y fuero federal de implementar un proceso penal acusatorio y oral. Entre otros retos, se incluye la necesidad de unificación legislativa para la mejor aplicación del sistema, la mayor aplicación de las figuras parte de este sistema, así como para la más clara comprensión de su funcionamiento.

El nuevo procedimiento penal contempla tres etapas. Estas son: la etapa de investigación, la etapa intermedia y la etapa de juicio oral. El artículo 211 de nuestro Código Nacional de Procedimientos Penales establece estas etapas de manera clara y por primera vez en la experiencia nacional, así como las fases que se incluyen y cuando se considera que se ejerce acción penal, cuando se interrumpe o suspende la investigación, así como cuando inicia y termina el proceso.

Cada una de las etapas tiene un objetivo en particular y constituye una serie de filtros que permiten el mejor avance de la investigación y la depuración de aquellos elementos que, no tendrían que desahogarse en la etapa de juicio oral o la descongestión de aquellos casos que bien pueden solucionarse a través de otra vía alterna y no llegar hasta la etapa de juicio oral.

La etapa intermedia sin embargo, es una etapa trascendental. Es ésta la etapa diseñada para la depuración de medios de prueba en aquellos casos en que las partes, posterior a una acusación (fase escrita de la etapa intermedia), deciden presentarse ante el juez de control (fase oral, audiencia intermedia), para ofrecer sus respectivos medios de prueba, tener la oportunidad de controvertir aquellos que por su estrategia en la teoría del caso, deseen que de la contraparte no se admitan, así como para la autorización de acuerdos probatorios.

La etapa intermedia o llamada también de preparación a juicio oral es una etapa filtro, decongestionadora en todos los sentidos y no únicamente en aquellos casos en donde las partes pretendan llegar a juicio oral sino también, para aquellos casos en donde las partes, producto de esta etapa, se orientan por estrategia hacia otra vía como puede ser un procedimiento abreviado. Esta etapa permite así también, que las partes redireccionen su causa hacia una solución distinta al juicio oral.

Ésta contempla, dos fases, la fase escrita y la fase oral. La fase escrita comprende la acusación y el descubrimiento probatorio. La fase oral por su parte, contempla la audiencia intermedia o llamada también audiencia de preparación a juicio oral.

Tan importante etapa en materia de descongestión e igualdad, generalmente se “informaba-enseñaba” de manera rápida y desde un punto de vista administrativo. Si bien es cierto que ésta tiene un enfoque administrativo o llamado también de forma, ésta también constituye un filtro de forma importante a nivel probatorio.

La etapa intermedia es sin duda una etapa fundamental dentro del procedimiento penal acusatorio. De acuerdo a la experiencia nacional, la etapa intermedia tiene por objeto el ofrecimiento y la admisión de medios de prueba, así como la depuración de aquellos hechos que las partes deseen controvertir en juicio oral.

Se cuenta tanto con buenas prácticas como con dispraxis en la experiencia nacional en esta importante etapa. Se contemplaba por ejemplo, en la legislación procedimental del nuevo sistema en los estados, la posibilidad de que la defensa expusiera sus argumentos, producto de la acusación que en su momento hubiera hecho el Ministerio Público, hasta el inicio de la audiencia intermedia y de manera verbal (Código Procesal Penal del Estado de Durango; Artículo 326), lo que provocaba, en la práctica (dispraxis), que la defensa, muchas veces, comunicara sus medios de prueba, hasta esta audiencia, dejando en desigualdad a la víctima u ofendido, pues ¿cómo conocer o pronunciarse de manera rápida y precisa sobre un dictamen pericial de la defensa sin la ayuda de otro experto?

La audiencia intermedia, como parte de esta segunda etapa, precisamente ayuda a las partes a que se depuren los medios de prueba por la forma en cómo se obtuvieron, la forma en la que se incorporaron al procedimiento y por su relevancia. ¿Cómo pronunciarse al respecto sin conocer los antecedentes de estos medios de prueba y solamente saber de su existencia hasta la audiencia intermedia?

Por primera vez en la historia de nuestro país, se incorpora en la legislación procedimental penal en sistema penal acusatorio una figura innovadora en nuestro país, que funge como un filtro poderoso para evitar que las partes tengan “sorpresas” en la depuración probatoria de esta etapa y que tengan así, conocimiento previo de los medios de prueba para estar en posibilidades de argumentar. Se facilita a los juzgadores la valoración en materia de admisión y exclusión probatoria, pues las partes, con conocimiento previo de los antecedentes de los medios de prueba, pueden cabalmente exponer cada una sus argumentos.

La etapa intermedia es trascendental para tener buenos juicios orales, pues es aquí donde se admiten los medios de prueba que los juzgadores de juicio oral podrán conocer directamente a través de principios rectores como es el principio de inmediación. Esta es una etapa de forma, pues al juez no se le presentan en la audiencia intermedia los medios de prueba (no se comunica dato de prueba). Es sin embargo, una oportunidad importantísima para las partes, de poder acreditar ante el juez de control de legalidad, la legalidad de los medios de prueba y su relevancia.

Lo que no se admita en esta audiencia a través del auto de apertura a juicio oral, simplemente no existe para los jueces de la tercera etapa del procedimiento, esto es, la etapa de juicio oral.

El descubrimiento probatorio asegura la igualdad de las partes en conocimiento previo de los antecedentes de los medios de prueba, permite al juez verificar con mayor exactitud esta igualdad probatoria así como el respeto de otros principios rectores y derechos de las partes; ayuda a nuestro país a confiar más en las sentencias de los jueces de juicio oral, pues éstas se basan únicamente en medios de prueba previamente depurados y admitidos en legalidad y respeto de los derechos de todos en el auto de apertura a juicio oral, parte final de la etapa intermedia.

Derivado de las buenas prácticas y la dispraxis presentada a nivel nacional en la aplicación del sistema de justicia penal acusatorio, adversarial y oral, se impulsó, entre otras cosas, la unificación procedimental. Como parte de esta unificación legislativa se promulgó, en marzo de 2014, nuestro Código Nacional de Procedimientos Penales, único en el país y de una trascendencia sin igual para nuestro México y con grandes ventajas para su proceso de implementación.

Nuestro Código Nacional de Procedimientos Penales aprende de la experiencia nacional e internacional en la aplicación de un sistema acusatorio adversarial y oral, evita dispraxis desde su diseño en beneficio de todos nosotros.

Una de estas figuras innovadoras de nuestro Código Nacional es el descubrimiento probatorio. Se revisó, en las mesas de análisis y redacción de este importante Código, entre otras cosas, la desigualdad de las partes al momento del ofrecimiento y admisión de los medios de prueba ante el juez de control de legalidad en la audiencia intermedia, el desconocimiento que se tenía de los medios de prueba y a veces también, el que ni siquiera se podía asegurar que las partes contaran con los medios necesarios e indispensables para que se pudieran desahogar los medios de prueba admitidos.

¿Qué es el descubrimiento probatorio?

El descubrimiento probatorio consiste en la obligación que tienen ambas partes en la fase escrita de la etapa intermedia, de dar a conocer a su contraparte todos y cada uno de los medios de prueba que deseen ofrecer en la audiencia intermedia y para que se les admitan en el auto de apertura a juicio oral y puedan ser desahogados en la etapa de juicio oral. Nuestro Código Nacional de Procedimientos penales lo contempla de la siguiente manera:

Código Nacional de Procedimientos Penales:

“Artículo 337. Descubrimiento probatorio

El descubrimiento probatorio a cargo del Ministerio Público, consiste en la entrega material a la defensa, de copia de los registros de la investigación, como del acceso que debe dar a la defensa respecto de las evidencias materiales recabadas durante la investigación. La entrega de las copias solicitadas y el acceso a las evidencias materiales referidas, deberá efectuarlo el Ministerio Público inmediatamente que le sea solicitado por la defensa.
Por su parte, el descubrimiento probatorio a cargo de la defensa, consiste en la entrega material al Ministerio Público de copia de los registros con los que cuente y que pretenda ofrecerlos como medios de prueba para ser desahogados en juicio. La defensa sólo estará obligada a descubrir aquellos medios de prueba que pretenda llevar a juicio como prueba.

Para los efectos de este artículo se entenderá por registros de la investigación, todos los documentos que integren la carpeta de investigación, así como fotografías, videos con o sin audio, grabaciones de voz, informes periciales y pruebas periciales que obren en cualquier tipo de soporte o archivo electrónico. Con el objeto de obtener copia de registros que obren en soportes electrónicos, la defensa proporcionará al Ministerio Público los medios necesarios para ello.

Tratándose del acceso a las evidencias materiales que obren en la carpeta de investigación, ello implicará el derecho de la defensa de obtener imágenes fotografiadas o video filmadas de las mismas, así como la práctica de pericias a cargo de peritos de la defensa, o a petición de la misma si no los hubiere, la práctica de pericias a cargo de peritos oficiales sobre dichas evidencias.

El Ministerio Público deberá efectuar en favor de la defensa su descubrimiento en un plazo de cinco días, contados a partir de que se hubieren satisfecho los supuestos previstos en el artículo 335. Lo anterior sin perjuicio de la obligación del Ministerio Público de dar acceso al imputado y su Defensor del contenido de la carpeta de investigación cuando así lo soliciten”.

Nuestro Código, de manera más específica y por primera vez, nos menciona que no solo se trata de la entrega material de los registros que obren en la carpeta de investigación, sino también del acceso que se debe dar para que en igualad, se pueda realizar el análisis respectivo, para poder argumentar ante el juez de control en la fase oral de la etapa intermedia. Asimismo, se especifica, para mayor claridad, lo que se debe entender por registros de investigación. Esto es, no solamente se contemplan documentos, sino también fotografías, videos, con o sin sonido, por ejemplo y que obren en cualquier tipo de soporte o archivo electrónico. Lo anterior, enriquece en mucho el que se pueda hablar de igualdad entre las partes, pues ante los cambios acelerados en el mundo en materia de tecnología y la libertad probatoria, se tenía que regular sobre los registros de investigación como atinadamente lo hicieron nuestros legisladores en esta valiosísima legislación procedimental.

¿Quiénes están obligados a descubrir sus medios de prueba en la fase escrita de la etapa intermedia?

Tanto el Ministerio Público como la defensa, (y el asesor jurídico si lo hubiera) están obligados a descubrir sus medios de prueba en esta fase).

En el caso del Agente del Ministerio Público se tienen cinco días. En el caso de la defensa, se tiene un plazo máximo de diez días antes de la audiencia intermedia, y como lo establece el artículo 340.

Código Nacional de Procedimientos Penales:

“Artículo 340. Actuación del imputado en la fase escrita de la etapa intermedia

Dentro de los diez días siguientes a la notificación de la solicitud de coadyuvancia de la víctima u ofendido, el acusado o su Defensor, mediante escrito dirigido al Ministerio Público, o bien en audiencia intermedia:

I.     Podrán señalar vicios formales del escrito de acusación y pronunciarse sobre las observaciones del coadyuvante y si lo consideran pertinente, requerir su corrección. No obstante, la defensa tendrá la misma oportunidad en la audiencia intermedia;
II.    Podrá solicitar la acumulación o separación de acusaciones, o
III.    Podrá manifestarse sobre los acuerdos probatorios.

Deberá descubrir los medios de prueba que pretenda desahogar en juicio para tal efecto, a partir de este momento y hasta en un plazo máximo de diez días deberá entregar física y materialmente a las demás partes dichos medios de prueba, con salvedad del informe pericial el cual deberá ser entregado a más tardar el día de la celebración de la audiencia intermedia, sin perjuicio de que se anuncie en este momento.

El escrito del acusado o su Defensor se notificará al Ministerio Público y al coadyuvante dentro de las veinticuatro horas siguientes a su comparecencia”.

Ambas partes deben descubrir en la fase escrita de la etapa intermedia los medios de prueba que deseen desahogar en la etapa de juicio oral. El descubrimiento probatorio es un excelente mecanismo para verificar que esto se cumpla y que ambas partes estén en igualdad para poder argumentar en la audiencia intermedia.

Para entender el descubrimiento probatorio a cabalidad se deben analizar principalmente tres artículos de manera integral. Estos son: los artículos 337,340 y el 338.

El descubrimiento obliga a ambas partes a dar a conocer sus medios de prueba en la fase escrita de la etapa intermedia. En el caso del Agente del Ministerio Público en un plazo de cinco días (art. 337) y en el caso de la defensa en un plazo máximo de 10 días y dentro de la fase escrita de esta etapa.( art.340). Se contempla como descubrimiento probatorio no solamente el dar a conocer respectivamente sus registros en la carpeta de investigación sino también dar acceso en igualdad a los medios de prueba. Se prevé por ejemplo: que “el Agente del Ministerio Público, a más tardar dentro del plazo de veinticuatro horas a partir de que haya recibido el ofrecimiento de medios de prueba de la víctima, deberá comunicarlo al imputado o a su Defensor para que comparezcan ante su presencia en un plazo que no deberá exceder de cuarenta y ocho horas, contadas a partir del día siguiente de haberse efectuado la notificación, a tomar conocimiento de ello y, en su caso, de así convenir a sus intereses, soliciten la expedición de copia de los mismos y/o su acceso según lo que proceda. La entrega de las copias respectivas y del acceso en su caso a las evidencias materiales, deberá hacerse inmediatamente así sea solicitado por la defensa. Una vez que el Ministerio Público entregue copia al imputado o a su defensa de dichos registros y/o les dé acceso a ellos y, siempre y cuando la defensa no haya solicitado dentro de los tres días siguientes a que ello aconteciere que se dé acceso a sus peritos para la toma de fotografías, videos o práctica de alguna pericial y notificará a la defensa el cierre del descubrimiento probatorio. En caso que la defensa haya solicitado el acceso con peritos a los medios probatorios ofrecidos por la víctima u ofendido dentro del plazo señalado, contará con un nuevo plazo de tres días contados a partir del día siguiente de su solicitud para presentarlos ante el Ministerio Público, a fin de que en presencia del mismo lleven a cabo la toma de fotografías o videos o muestras en su caso, o la práctica de pericia respectiva, hecho lo cual, el Ministerio Público hará constar en la carpeta de investigación el cierre del descubrimiento probatorio a su cargo notificándolo a la defensa” (Código Nacional de Procedimientos Penales. Artículo 338. Coadyuvancia en la acusación). La defensa debe también hacer el descubrimiento correspondiente de lo que en este caso hubiese recabado y en términos de lo establecido en el artículo 340 de este valioso Código.

Como podemos ver, se establecen plazos importantes en materia de descubrimiento probatorio, no solamente para que las partes estén igualdad y tengan copias respectivamente de sus registros de la carpeta de investigación sino también para que exista el acceso a los medios de prueba. La defensa, como se puede observar del artículo 338, tiene acceso a los medios de prueba del Agente del Ministerio Público, incluso con el apoyo de peritos.

El descubrimiento probatorio es una figura innovadora contenida en nuestro Código Nacional de Procedimientos Penales que constituye un filtro muy importante en materia de igualdad para las partes. Coadyuva en que las sentencias que se emitan por los jueces en la etapa de juicio oral tengan base en pruebas obtenidas e incorporadas al procedimiento de manera lícita y relevante y con respeto a los principios rectores del sistema acusatorio adversarial y oral. Éste, como parte de la fase escrita de la etapa intermedia constituye un filtro importante para la adecuada admisión y depuración de los medios de prueba de las partes.

El descubrimiento probatorio es un requisito obligatorio para las partes y debe ser analizado cada vez más para su mejor funcionamiento en la aplicación del nuevo esquema de justicia penal en beneficio de todos en nuestro México.

One Comment

  1. Ricardo Guerrero Bustamante Ricardo Guerrero Bustamante 5 septiembre, 2015

    Saludos desde Venezuela, señalar que es interesante tal artítculo de contenido jurídico referido sobre la implementación de Sistema Acusatorio en el Proceso Penal Mexicano, especificamente sobre las fases, para finalemnte concentrarse y enfatizar, la esencia del “Descubrimiento Probatorio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Mission News Theme by Compete Themes.