Martes 21 de Noviembre de 2017
     

El Monasterio de Kunbun, experiencia inolvidable



monasterio-kumbum1

 

  • Conserva riquezas culturales, con historia de más de mil años.
  • Alberga los cánones del budismo tibetano
  • Destacan palabras de Buda refiriéndose a La Paz y la felicidad del Pueblo

José Luis Uribe (enviado especial)

 

Una experiencia altamente gratificante es conocer la zona de la Meseta Qinghai-Tíbet, pero sobre todo, las grandes riquezas culturales que alberga esa región, con una historia de más de mil años, puesto que desde el siglo XIII el budismo experimentó gran florecimiento y aparecieron múltiples templos y edificios religiosos, además es evidente que el gobierno de la República Popular de China, presta especial atención a la agricultura y ganadería tibetana moderna, por lo que se han construido institutos de investigación, museos y Parques Piloto de Ciencia y Tecnología.

Para el grupo de comunicadores mexicanos, miembros del Club de Periodistas Primera Plana, que de acuerdo al intercambio que existe con la Asociación Nacional de Periodistas de China, fueron invitados a recorrer zonas donde habita la Etnia Tibetana, para conocer a fondo la situación socioeconómica de esa región, pero sobre todo visitar parte de la meseta Qinghai-Tíbet, que con 2.5 millones de kilómetros cuadrados representa una cuarta parte de la superficie de China, era sumamente interesante.

monasterio-kumbum2

Monjes trabajando.

Posiblemente el punto de mayor impacto del viaje fue la visita al monasterio Kunbun (budista), en donde se ubican los cánones del budismo, en su entrada destacan palabras de buda que manifiestan La paz y la felicidad del pueblo. El templo se fundó en 1692 y su techo fue hecho con oro, en su interior se ubica una impresionante estatua de buda de tres metros de alto, que según los guías es de oro macizo y sus adornos de perlas naturales, se percibe un intenso olor a incienso y ahí también, hay un buda “horrible” que significa el mal, pero no es visible observarlo porque una tela lo cubre, hay múltiples figuras del buda y dan fama al templo los cuadros y figuras pintados con colores minerales, los cuales permanecen intactos por más de mil años, en el lugar los monjes estudian los antiguos cánones del budismo.

Obviamente que lo más destacado del recorrido, de 10 días, fue conocer vestigios budistas -altamente protegidos por los propios monjes-; la expectativa de asistir al Monasterio de Kunbun, ubicado en Hainan Prefectura Autónoma de la Etnia Tibetana, despertó expectación entre los periodistas mexicanos.

Asistir a un espacio que alberga documentos milenarios, -considerados los cánones del budismo tibetano- gavetas atiborradas de papeles de hoja de árbol, la mayoría con un mínimo de mil años, un buda gigante de oro macizo, decenas de pinturas y bustos de diferentes budas, -algunos dorados y otros ataviados de atuendos altamente coloridos- enérgicamente vigilados por monjes que impiden tomar fotografías; grandes salones de estudio y meditación para los monjes; nativos rindiendo homenaje a Buda; el caminar pausado de los monjes vestidos de rojo oscuro, así como una serie de impresionantes cúpulas, fueron algunas de las sorpresas registradas en el poblado y en el propio Monasterio.

Nuestra guía e interprete Su Hang (Sara en español), apoyada por su director Rong Changhai, explicó que en dentro del monasterio se encuentran los cánones del budismo, y que hay un monumento especialmente erigido en su honor destacan sus palabras de buda refiriéndose a “La paz y la felicidad del pueblo”. Dicho lugar fue fundado en 1692. Fue iniciando por la sala central, cuyo techo fue elaborado en oro, y por eso se le conoce como la sala de techo de oro.

En el interior predomina el olor a incienso, y se asegura que hay un buda denominado el “dios horrible” y por esa razón nadie lo puede ver ya que esta cubierto por una tela. Además hay múltiples figuras de Buda que son famosas. En todo el mundo. Aseguran, los traductores, que lo que da fama al templo es el colorido de sus cuadros y pinturas, así como los altos relieves de madera grabados a mano y teñidos con pinturas hechas con minerales, que datan de mas de mil años, por lo que esta terminantemente prohibido tomar fotos, puesto que pueden dañarlos.

A lo largo del recorrido, se llega una enorme sala, en donde, se asegura están los antiguos cánones del budismo. Aquí, dice Sara, los monjes estudian los cánones. En el lugar se ubican varias bancas alargadas y cubiertas de tela, donde en forma disciplinada y mística los religiosos reciben cátedras, referentes al budismo.

monasterio-kumbum3

Monje guardian.

En otros salones se ubican diversas artesanías, la mayoría con una historia de por lo menos 300 años. Se señala que casi el origen del budismo tibetano fue la secta Kaluc que habitó el palacio de Potala del Tíbet, sin embargo, según libros, la Etnia Tibetana cree en el buda Dachengjiao y que el budismo fue introducido desde la India en el siglo VII y posteriormente incorporó algunos elementos de la religión local, lo que derivo en hoy se conoce como Budismo Tibetano.

En una parte del recorrido, Sara explicó, esta torre se fundo primero y luego el templo, por eso el templo tiene su nombre debido a la torre, en chino se llama el templo de la torre, asegura. Otra sorpresa más, en la Sala principal se ubica un buda colosal de más de unos tres metros de altura por dos de diámetro, el cual aseveran esta elaborado con oro macizo. “Esta es la sala principal de la secta Kaluc del budismo tibetano, por eso los creyentes de todo el mundo acuden aquí para rendir sacrificio u homenaje a Buda”, señala.

En el exterior del templo, existen enormes patios de forma cuadrangular donde tradicionalmente se llevan a cabo actividades festivas, como la del 15 de enero del calendario lunar, en la que los habitantes de la región rinden culto a Buda. En los edificios que los rodean se observan cabezas disecadas de animales nativos de la zona, predominando cabras, borregos y jaks, además los vetustos edificios impecablemente coloridos, muestran el cuidado y mantenimiento que les dan los monjes.

Asimismo hay hombres y mujeres, en los portales del templo, que en señal de veneración y reverencias a Buda, de manera mística, se lanzan al suelo sobre un pequeño tapete. Se puede observar gran cantidad de visitantes, que ávidamente buscan el mejor ángulo de las milenarias instalaciones del templo. El costo de entrada a esas instalaciones es de 80 yuanes, aproximadamente 200 pesos mexicanos.

Por otro lado, se pueden observar las torres donde habitan los monjes y también a algunos de ellos realizando tareas de limpieza en los patios y en sus atuendos; por las pequeñas calles del poblado permanentemente se ven religiosos caminando de manera pausada y cuando los turistas tratan de captarlos con las lentes de sus cámaras declinan amablemente esa intención, sin embargo, a quien les extiende la mano, responden con un afectuoso saludo.

Otro aspecto que llama la atención es una construcción de aproximadamente 20 metros de largo por cinco de ancho, cuyo frente está cubierto por un cristal, es decir es una enorme vitrina, donde se exhibe la historia de las etnias tibetanas y budistas, con figuras e imágenes elaboradas en mantequilla de jak, mismas que se renuevan anualmente, se trata de impresionantes obras artísticas que muestran la historia del esas etnias. Se dice que con la temperatura la mantequilla puede derretirse y por ello se renueva cada año, en ese mismo sentido se asegura que su renovación anual significa un sacrificio para ofrecerlo a buda.

Dicha ceremonia se lleva a cabo el 15 de enero del calendario chino de manera especifica, con la finalidad de ofrecer estos sacrificios para los budas. La sala donde se ubica el hermoso espectáculo, lo denominan “lugar para mostrar y dejar las flores y figuras de mantequilla”, antes de construirlo, se depositaban dentro del edificio (templo).

Para arribar al monasterio por la vía terrestre se emplean dos horas y media desde Hainan, el recorrido se hace por carretera entre altas montañas cubiertas de nieve y ligeras nevadas, que producen un impactante y bello aspecto natural. Al concluir el recorrido, nuevamente por vía terrestre y viajar entre montañas de nieve y nevadas, se arriba a la Prefectura Autónoma de la Etnia Tibetana.

 

monasterio-kumbum4

 

monasterio-kumbum5

Figuras de mantequilla de yak.

 

 

monasterio-kumbum6

Sala estudio y meditación de monjes.

 

 

club-primera-plana-china4

Grupo de periodistas mexicanos.





Etiquetas: » » »

Más en la Sección: De viaje


Deja un comentario