Martes 21 de Noviembre de 2017
     

¿Mancera, controlado por Ebrard?



E

n este país, donde las malas lenguas crean famas negativas y versiones sobre políticos, no es novedad oir que el jefe de gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera es manipulado por su antecesor, Marcelo Ebrard.

Cuanti más que Mancera nombró jefe de la Oficina de Gestión Urbana (una super secretaría) a Fernando Aboitis, director de Obras Públicas de Ebrard, ex delegado en Miguel Hidalgo y funcionario mediocre, al que se achaca un presunto desfalco de cinco mil millones.

Mérito de Aboitis es ser uno de los incondicionales de Marcelo (hay quienes dicen que es su cuñado) y no es el único con quien carga don Miguel Ángel.

Pues Héctor Serrano sigue de secretario de gobierno, lo fue con Ebrard, y la comunicadora estrella de éste, Marcela Gómez Salce dirige la televisora del gobierno capitalino con mucha pompa, circunstancia y prepotencia.

Ebrard reapareció y dijo que va por la presidencia del PRD para proyectar su candidatura presidencial hacia 2018, y recordó a López Obrador que deberá apoyarlo, porque así lo pactaron cuando él le dejó el campo libre en 2012.

Pero ya no cuenta con su hada madrina Elba Esther, y eso lo saca de quicio.

Marcelo viene decidido a cobrar deudas y a aherrojar a Mancera, pues para algo lo dejó de sucesor, con seria herencia de fallas administrativas, malos manejos de dinero, y el jefe de la policía, Jesús Rodríguez Almeida tiene que enfrentar numerosas protestas y paros.

Personal del Instituto de Educación Media y Superior paralizó los planteles por descuentos ilegales (les quitan descansos por falta de maestros) por pagos incompletos a jubilados y antihigiénicas instalaciones educativas.

Grupos, como de la basura, se mueven sigilosamente, y pueden paralizar la urbe por falta de pagos o excesivos descuentos, y los bomberos porque no les dan el aumento prometido. Eso por la falta de liquidez del gobierno, después de las campañas electorales y los excesos del Año de Hidalgo.

Mancera no imaginó que fuera a tocarle fardo tan pesado como candidato de Marcelo, quien hasta aplicó descuentos adelantados a rezagos fiscales y de servicios, para allegarse fondos y terminar sin una deuda más abultada para su pupilo, quien no haya cómo aguantar vara, al decir del pueblo.

En secretarías, órganos descentralizados y Metro es grave el descontento por pagos a jaloneos; en las policías porque los exámenes de confianza sólo se aplican para aplicar muchas bajas, aun a quienes tienen 25 y 30 años. Ni siquiera se les informa de frente, sino con oficios que entregan en sus casas

Policías crearon el Frente Social y Vanguardista para Respaldo Ciudadano y defender sus derechos violados; otros empleados integran grupos y exigen auditorías para aclarar raterías y castigar a los responsables.

El procurador Rodolfo Ríos debe desactivar una bomba a punto de explotar, porque los jefes se llevan los aplausos y premios por detener a criminales peligrosos, cuando los policías realizan la tarea y nomás se quedan milando, como el chinito.

Con cortar algunas cabezas podría calmarse la ira de los descontentos.

Menuda chamba de apagar hogueras tiene Mancera, que se coordina con el gobierno federal, contra lo hecho por Ebrard, y lucha por la aprobación de la reforma política del DF, para convertirlo en otro estado de la República con Constitución propia.

Eso no bastará para quitarle el sanbenito de segundón de Ebrard, sino sólo acciones firmes, por aquello de que a grandes males, grandes remedios.

Posdata.- Joel Ortega, director del Metro, debe exigir a quienes manipulan el ambulantaje dentro de los vagones que los vendedores de discos bajen el estruendo de sus aparatos, porque aturden a los sufridos usuarios.





Etiquetas: » »

Más en la Sección: Salvador Flores Llamas


Deja un comentario