Jueves 30 de Octubre de 2014

     



Habrá impugnación y…alborotos kafkianos

López Obrador impugnará el resultado de las elecciones

López Obrador impugnará el resultado de las elecciones

Rubén C. Jáuregui

El hecho es que López Obrador ya anunció que impugnará la elección.

La gran pregunta es sobre cuál será el grado en que, en esta ocasión, afectará la vida política, y también la económica y la social del país.

¿Habrá nuevamente grandes marchas y largos plantones en la capital y otras ciudades? ¿Se dará un movimiento de resistencia civil, con decisiones como los de cese de pago de impuestos? Y lo peor: ¿llegará el movimiento a la violencia?

El polémico político tabasqueño dijo en su anuncio del reprisse de protestas este lunes, que seguirá “con responsabilidad” el camino legal de la impugnación en un principio, esto es, documentar ilegalidades y demás, pero que después, sus organizaciones tomarán decisiones sobre qué hacer si el proceso no “se limpia”.

Es previsible que habrá al menos manifestaciones públicas, porque dígame usted si Andrés Manuel aceptará que todo fue legal, si alguien no le levanta la mano, lo cual, naturalmente, es una cuestión impensable, francamente del dominio de Kafka.

Por lo pronto, los jóvenes del movimiento “apartidista” Yo soy 132 llevaron a cabo el propio lunes una concentración en el Monumento a la Revolución, en la zona céntrica capitalina, que se podría convertir en un plantón permanente.

La gente de Andrés Manuel dirá, como lo ha dicho en otras circunstancias, que ese movimiento no es parte de las fuerzas lopezobradoristas, aunque haya indicios claros de que mantiene una relación estrecha con éstas.

Las “razones”

Ahora bien. Si alguien se pregunta las razones de la nueva impugnación, que por cierto se promueve ante un resultado de más de 3 millones de votos de diferencia con el ganador, el líder de las izquierdas las fijó en que la elección estuvo plagada de irregularidades antes, durante y después del proceso, y que el PRI usó mucho dinero para la “compra de votos”.

Por supuesto, la última cuestión es algo así como el colmo del cinismo o cosa parecida en boca del político, porque todos los partidos se acusaron mutuamente a lo largo de toda la campaña de regalar toda clase de artículos y hasta de dinero para influir en la decisión de los votantes, o incluso comprar el voto.

Tanto Morena, la asociación civil creada por el Peje y sus seguidores, como Honestidad Valiente y Austeridad Republicana, fueron señaladas como vías usadas por los partidos del Movimiento Progresista para recibir y aplicar dinero efectivo en la campaña.

Apoyo improbable

Lo que se puede anticipar desde ahora es que la nueva cruzada de protestas y resistencia del Peje no tendrá en esta ocasión el apoyo de todas las fuerzas identificadas con su movimiento.

En el 2006 hubo respaldo de éstas ante las circunstancias de un López Obrador con enorme popularidad, propiciada por cierto con reiterada acusaciones de sus adversarios, y una votación muy cerrada, como resultado de la cual el actual presidente, Felipe Calderón, fue declarado ganador por el estrechísimo margen de 233 mil 831 votos, que significaron sólo poco más de medio punto porcentual (0.56%) de la votación.

Hoy, la verdad, las condiciones son distintas. El Peje tiene aún muchos seguidores, que sin embargo, para su desgracia, no constituyen una cifra suficiente para ganar. Obtuvo el 31.6 por ciento de los sufragios, frente a 38.1 de Peña Nieto. Se trata de una diferencia de 6.5 puntos porcentuales, que se traducen en 3 millones 192 mil 211 votos.

Claro, el resultado no es aplastante. Pero es contundente e indiscutible.

Hay que aceptar que el abanderado, hasta ahora, de las izquierdas, no desconoce las cifras. Alega, entre muchas otras cuestiones, que considera injusticias e irregularidades, que los votos del triunfador fueron emitidos a cambio de dinero o dádivas en especie. Eso es lo que debe probar, aunque en el camino tendrá que exponerse a que en las salas del Tribunal Electoral se prueben actos similares sobre sus propios votos.

Naturalmente que sus seguidores ven por ello, y otras cuestiones de imagen actual, muy complicado el respaldo a una acción que parece lo que en nuestro querido país se tilda de “pataleo”.

Repudio mayoritario

Si Andrés Manuel no tendrá el apoyo total de sus propios seguidores, el ambiente político, y el público, ahora sí, pueden mirarlo sin mucho apego a su “República amorosa”.

¿Por qué? Porque luego de firmar el famoso, cuanto inútil, ni hablar, Pacto de Civilidad, acusó a las autoridades electorales de no asumir hasta ahora su “responsabilidad histórica”, y admitir que las elecciones transcurriesen “plagadas de anomalías”.

Pero además, lo peor, tildó de corruptos a los millones de mexicanos que votaron por Peña Nieto.

Los que emitieron su voto por éste, dijo, fuera de los que padecen de pobreza, “respaldaron al régimen de corrupción”, lo hicieron “para mantener el régimen de corrupción”.

Y estos son, hay que decirlo, cerca de 19 millones de ciudadano.

Habrá movimiento de protestas. Y también, repudio mayoritario a éste.

 





Etiquetas: »

Más en la Sección: Noticias

3 Comentarios

  1. lic. g. cruz r. dice:

    Con seguridad, la impugnación que el Peje hará el próximo jueves, afectará la vida política del país, pero también afectará y grandemente al PRD que quedará muy “mal parado” para las próximas elecciones.
    Tengo la esperanza de que, AMLO esté dando ya “patadas de ahogado” y que después de la impugnación electoral se quede quieto, pero “quieto de a deveras” o sea muerto politicamente y al fin…, desaparezca de la escena.

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: López Obrador impugnará el resultado de las elecciones Rubén C. Jáuregui El hecho es que López Obrador ya anunció que impugnará la elección. La gran pregunta es sobre cuál será el grado en que, en esta ocasión, afe……

    • O. Carlos dice:

      Por primera vez, estoy de acuerdo con un comentario Panista: López Obrador “es un peligro para México”. Felicidades Jáuregui. Como siempre, un artículo muy bien pensado.


Deja un comentario