Press "Enter" to skip to content

El Peje tendió una “cortina de humo” sobre sus acciones, dice el PRI


Tribunal Electoral
Tribunal Electoral

Rubén C. Jáuregui

Martes 24 de julio de 2012.- El PRI acusó prácticamente al Movimiento Progresista de López Obrador de tender una “cortina de humo” con sus reiteradas denuncias de fraudes, inequidades, abusos y corrupciones para cubrir sus propios pecados electorales, violaciones, ilícitos y demás.

No es otra cosa, en rigor, la petición tricolor al IFE de ahondar en la investigación del caso “Honestidad Valiente”, una asociación civil creada por el obradorismo en la que según denuncias anteriormente presentadas por el Institucional, habría manejado al menos 1,200 millones de pesos mediante maniobras que según el propio PRI, significaron fraude, violación de los topes de gastos electorales, y uso de recursos ilícitos. Es decir, ¡los mismos vicios que el tabasqueño ha denunciado!

Expresamente, es cierto, el PRI, sumamente cuidadoso de las formas y los encuadres legales, sólo pidió a la autoridad electoral que el jueves próximo, 26 de julio, en su anunciada sesión, permita a la población conocer un informe sobre el avance de la investigación acerca de la denuncia que sobre “Honestidad Valiente” el propio tricolor presentó desde el 8 de junio.

En las esferas políticas, la diplomática demanda priista se interpretó como una respuesta a las repetidas acusaciones de la supuesta izquierda, después de que el Revolucionario fue objeto de críticas por permanecer a la expectativa, sin ofrecer réplicas al alud de señalamientos del adversario.

Pero al apuntar que los manejos financieros de Andrés Manuel López Obrador y sus seguidores incurren en fraudes a la legislación, violación de topes de gastos y hasta uso de recursos ilícitos, el PRI está apuntando, implícitamente, que el multiquejoso ­que ha introducido una cantidad terrorífica de denuncias a las puertas del IFE y del Tribunal, aparentemente sin prueba alguna­, ha buscado, entre otros objetivos, tender una verdadera “cortina de humo” en torno a sus propias prácticas.

De acuerdo con la denuncia del PRI en junio respecto de “Honestidad Valiente”, esta entidad representa un caso de financiamiento oculto con una estructura de operación y fuente de recursos paralelo a la Coalición Movimiento Progresista, que integran PRD, PT y el Movimiento Ciudadano.

El PRI pidió en ese entonces al IFE que investigara el origen del financiamiento del organismo, erigido como asociación civil, al igual que su estructura y el destino de los recursos que maneja.

El tricolor indicó que con tal manejo de recursos ­que el propio López Obrador aceptó en el curso de declaraciones hechas a lo largo de su campaña­, hubo fraude a la legislación, toda vez que se evitó la fiscalización del origen y destino de sus recursos por parte de la autoridad electoral y violación a los topes de campaña, ya que se ocultaron los gastos con la triangulación por organizaciones civiles como “Austeridad Republicana” y algunas más, junto con la ya mencionada “Honestidad Valiente”.

Puntualizó además que posee información ­la cual está ampliando­ que permite afirmar que esos organismos reciben los recursos que inyectan a las actividades políticas de López Obrador del desvío de fondos públicos de dependencias gubernamentales dirigidas por militantes de la Coalición Movimiento Progresista.

En su solicitud de informe sobre la investigación relacionada con su queja del 8 de junio, el PRI no mencionó entre las entidades gubernamentales citadas al gobierno del Distrito Federal, pero ya lo había hecho antes.

En efecto, el 18 de junio, el tricolor hizo alusión a grabaciones electrónicas en que se involucraba a Marcelo Ebrard en el presunto desvío de recursos, y el día 22 del mismo mes, demandó que se investigara la triangulación de fondos del gobierno del DF a la campaña de AMLO mediante el uso del membrete de la asociación civil “Austeridad Republicana”.

Más aún, el 29 de junio, denunció la inducción al voto y “descuentos irregulares” a trabajadores del gobierno capitalino, con el señalamiento de evidencias de que ese gobierno desvió recursos de un fondo de pensiones de sus empleados a “Austeridad Republicana” y a “Honestidad Valiente”.

El PRI no había presentado denuncias sobre las acciones de sus adversarios después de la celebración de las elecciones y de que se dieran a conocer los resultados en las urnas. Desde entonces, se limitó a defenderse de las acusaciones del PAN y la Coalición Progresista.

El 5 de julio, anunció que presentaría una denuncia ante la PGR por las acusaciones que le formularon sobre las tarjetas de la firma Soriana, y el 16 de este mes anunció el inicio de su defensa legal como tercer interesado ante las quejas de los rivales electorales.

El 18 de julio, finalmente, negó acusaciones sobre lavado de dinero, y el día siguiente demandó a la PGR investigar tales imputaciones del PAN y de los obradoristas.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Mission News Theme by Compete Themes.