Lunes 24 de Noviembre de 2014

     



Expectación: abre lucha a fondo por los votos

  • ¿Peña Nieto “de punta a punta” o habrá sorpresas?
  • Los indecisos, gran objetivo de los cuatro
  • Algo seguro: se redoblará durante la liza la “guerra sucia”
campañas electorales

campañas electorales

29 de marzo 2012.- Una de las mayores expectativas sobre las campañas preelectorales que iniciaron en los primeros minutos de este viernes está centrada en la posibilidad de cambio en los números que muestran las preferencias de los votantes, dominados ahora ampliamente por Enrique Peña Nieto.

Para algunos de los expertos es obvio que habrá cambios considerables en las encuestas por diversas razones y circunstancias, pero para otros, sensiblemente la mayoría, tales mudanzas serán en todo caso de poca importancia, de manera que difícilmente podrán incidir en el resultado final.

Con todo, la gran incógnita en el escenario se refiere a la forma en que, por efecto de las campañas, se influya en esa gran porción de los votantes que se ha encasillado bajo la denominación de “indecisos”, esto es, los ciudadanos que no han tomado partido por alguno de los cuatro candidatos registrados a ocupar la silla presidencial.

De acuerdo con datos de los sondeos conocidos en la semana, los dudosos llegan a un porcentaje de entre 27 y 32 por ciento, cuya decisión final podría inclinar el triunfo hacia alguno de los aspirantes. Por ello, naturalmente, los dudosos constituyen uno de los mayores objetivos de los aspirantes en la naciente cruzada por los sufragios.

Las cifras

Lo cierto es que la campaña preelectoral inicia con una ventaja de Peña Nieto de entre 13 y 19 puntos.

El miércoles, a dos días del arranque del periodo de la gran cruzada, que se extenderá por 90 días, se dio a conocer una previsión de Consulta Mitosfsky que da 48 por ciento a Peña Nieto, 29 a Josefina Vázquez Mota y 23 a López Obrador.

Otra medición, del diario Reforma, dio 45-32-22, y una más, de BGC-Excélsior, reportó 47-30-22, en reportes que otorgan una mínima respuesta de los consultados –de uno por ciento o menos– a favor del candidato del Panal, Gabriel Quadri.

Pero, por otro lado, para los especialistas, las cifras y las tendencias sugieren que a lo largo del recorrido de tres meses de los candidatos, es probable que se defina una lucha entre sólo dos de los aspirantes: Peña Nieto y Vázquez Mota, toda vez que AMLO muestra una tendencia a la baja.

¿20 millones de sufragios?

Sin embargo, todo está por verse. Al partido tricolor se le atribuye el propósito de conquistar 20 millones de votos en total, lo que le daría cerca del 45 por ciento del total de sufragios, si se toman en cuenta estimaciones de que el 1º. De julio votarán alrededor de 44 millones 800 mil ciudadanos, el 57 por ciento de la lista nominal de electores. Esta se integra con 78 millones 600 mil votantes, en números redondos.

Los priistas, con optimismo desbordado, creen que pueden lograr no sólo el volumen citado de sufragios, sino todos los que integran el 50 por ciento del total de sufragios en las casillas.

Pero es claro que López Obrador y Josefina anhelan alcanzar un número igual de boletas a favor. El primero confía en el movimiento de los simpatizantes agrupados en “Morena”, la asociación creada por la izquierda lopezsobradorista para acercarse a los ciudadanos que no comulgan con los partidos, dentro de los cuales se encuentran, por supuesto, los llamados indecisos.

Josefina, por su parte, confía esencialmente por su sorprendente poder personal de convocatoria, que a decir de mucha gente, le ha valido colocarse en la posición que ahora se encuentra en el favor de la población. Si podrá su carisma dar para más, es una interrogante que se hace frecuentemente ahora entre los ciudadanos inclinados a la política electoral.

La historia

Hay que recordar que en la más reciente elección presidencial, es decir, la de 2006, Felipe Calderón obtuvo cerca de 15 millones de votos, de un total de 41 millones 557 mil sufragantes. Como se recordará, Calderón ganó por sólo 233,831 a López Obrador, que obtuvo 14 millones 683 mil, números que desataron todo lo que ya conocemos.

Ahora que el padrón es mayor, los partidos y sus alianzas, especialmente PRI y la izquierda, están hablando de superar las cifras de entonces con 5 millones de votos extras en cada caso. ¿Podrán hacerlo?

Como se ha dicho en otras ocasiones, hay que señalar que uno de los mayores retos es superar la corriente del abstencionismo, lo que implica grandes esfuerzos de partidos y candidatos por llevar votantes a las urnas. El tema es, en todo caso, otra de las incógnitas de la carrera, lo que, como se ha dicho, es uno de los rubros que los protagonistas mantienen en sus alforjas.

Guerra sucia

Fuera de ello, otra de las cuestiones que sacudirá la campaña, es algo que toda la gente sabe que ocurrirá, de una manera u otra: la guerra sucia. Hay grandes experiencias al respecto, repetidas una y otra vez en competencias similares.

De modo que no serán sorpresa los insultos y acusaciones que se enderecen por ahí, ni las revelaciones ciertas o falsas que se hagan sobre la vida y milagros de los rivales.

Pero es previsible también, en el otro extremo de las cosas, que en el periplo de los candidatos por todos los rincones de la nación se deberán escuchar propuestas de los candidatos sobre la forma de solucionar, o al menos empezar a remediar los problemas del país.

Nuevos escenarios

Y es que los aspirantes saben que hoy por hoy, están obligados a dar a conocer sus criterios y programas sobre la forma en que pueden afrontarse –y combatirse–, asuntos tan graves como la pobreza –sin duda el principal tema de rezago estructural–, la desigualdad, la ignorancia, la delincuencia, la violencia, y otros tantos.

Lo que sucede es que el entorno de la campaña preelectoral que principia no es precisamente el mismo de la que tuvo lugar en 2006. Puede no parecer a muchos, pero la gente está ahora más atenta a qué le ofrecen los aspirantes, más allá de camisetas, gorras y tortas.

Seguramente la mayoría de quienes muestran tal inquietud forma parte de los estratos sociales del medio hacia arriba. Pero no se crea que éstos forman el todo de quienes esperan saber más de los candidatos.

Se debe considerar que los medios de comunicación llegan a todas las capas de la sociedad. Y la gente, aún ignorante de la política, ya no muestra, en lo general, la misma actitud de candidez extrema de hace pocos años. Por más que sepamos del precario nivel de educación que prevalece en muchos rincones de la nación.

Es natural, sí, que partidos y candidatos se verán presionados, ahora más que hace tiempo, de grupos tales como los firmantes de un reciente desplegado en que se planteó a los aspirantes una serie de preguntas y reflexiones acerca de los principales problemas del país, con la exigencia de dar a conocer su manera de solucionarlos o, al menos, empezar a hacerlo.

Sí. La campaña promete ser, en todo caso, harto interesante.

 





Etiquetas: » » » » » »

Más en la Sección: Noticias

1 Comentario

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: ¿Peña Nieto “de punta a punta” o habrá sorpresas? Los indecisos, gran objetivo de los cuatro Algo seguro: se redoblará durante la liza la “guerra sucia” campañas electorales 29 de marzo 2012.- Una de las mayores ……


Deja un comentario