Lunes 22 de Diciembre de 2014

     



El discurso y la carta

(AMI) El Estado mexicano consta de territorio, población, gobierno y leyes; se inscribe en el régimen republicano que, según el artículo 49 de la constitución política que es la más alta expresión de las leyes nacionales, tiene tres pilares fundamentales: los poderes legislativos de donde emana el marco legal de cuyo cumplimiento es responsable el ejecutivo, y el judicial, encargado de impartir justicia. En México no hay ministros sino secretarios de despacho, auxiliares del titular del ejecutivo federal, que es quien los nombra, aun cuando el congreso sanciona esas designaciones. Esos colaboradores no son, en el mejor de los casos, portavoces y ejecutores del programa de trabajo a cargo del ejecutivo.

El desconocimiento de tan elementales verdades prohija aberraciones de diferentes formas de expresión y un común denominador básico, consistente en que siempre hablan en nombre de su jefe por lo cual, cuando elogian a este, no hacen sino expresar una grosera forma de adulación a la propia persona. Onanismo puro. Esto no extraña cuando incurren en tal clase de conductas personajes de la elementalidad verificable en los frecuentes disparates del señor Javier Lozano, quien todavía no se entera de que el trabajo es el único elemento imprescindible en la fórmula de la producción. Pero cuando se trata de don Guillermo Galván Galván, a cuyo cargo está el mando del ejército, ¿cómo explicar en términos de ortodoxia que el ciudadano formalmente a cargo de la presidencia encargue a su más alto colaborador en el ámbito militar el discurso pronunciado por el titular de la cartera de Defensa Nacional? Ha sido un grave error y una inexcusable falta de respeto a las instituciones, hacer de ese funcionario el vocero de los intereses electorales del régimen.

La marcha de la lealtad es una débil formula reivindicatoria no de las fuerzas armadas sino del Colegio Militar. Nada salva al despacho hoy a cargo del general Galván del oprobio que en 1913 le imprimió Victoriano Huerta cuando, sobornado por el embajador gringo Henry Lane Wilson, depuso al presidente Madero, le secuestró junto al vicepresidente Pino Suárez y llevó a ambos al paredón. Era el encargado, desde el mando militar federal, de velar por la soberanía nacional y traicionó a la patria para usurpar el poder. Ese es el delicado tejido en cuya trama se tejió el discurso leído por el secretario de la Defensa Nacional. Más: Sin detrimento de lo anterior, los soldados de México no son la guardia personal del ejecutivo federal sino las fuerzas armadas para el servicio a la patria, el Estado y sus instituciones, en el esquema de los tres poderes constitucionales.

Dice bien el editorialista del diario La Jornada al afirma: “Es inquietante, por lo demás, que el general secretario aluda a ‘detractores de México’, expresión que no es fácil encajar en ninguno de los actores políticos e ideológicos presentes en el escenario republicano actual; resulta inevitable preguntarse, en consecuencia, si el titular de la Defensa Nacional formuló una alusión sesgada a los múltiples detractores del actual gobierno; si hubiese sido el caso, ello pondría de manifiesto un faccionalismo fuera de lugar y una amenaza inaceptable a la libertad de expresión.” La mayoría del resto de diarios prescindió de sus obligaciones de ejercicio analítico y servicio a la sociedad. Lamentable, por decir lo menos. Pues hay quienes dicen más, como Cruz Pérez Cuellar, Presidente del CEN PAN en el Estado de Chihuahua en la siguiente carta a Felipe Calderón:

Como es de su conocimiento, Ciudad Juárez se encuentra inmersa en la peor crisis de seguridad publica en toda su historia: de acuerdo con datos de la Secretaria de Seguridad Publica Federal, mientras que la tasa de homicidios en todo el país fue de 11.79 por cada 100 000 habitantes en 2008, en nuestra ciudad esta tasa fue de 101, una diferencia de casi mil por ciento. En 2009 las cifras empeoraron. Según conteos de la prensa, los homicidios llegaron a 2632. La tasa de homicidios se incremento, según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal a 181 asesinatos por cada 100 000 habitantes. Estas cifras colocan a Ciudad Juárez como la ciudad más violenta del mundo por segundo año consecutivo. Lo que ocurre en Juárez no ocurre en ningún otro lugar del mundo. Es extraordinario y único. Y extraordinarias y únicas deberán ser las medidas que se tomen para solucionar esta situación.

Los acontecimientos recientes en que un grupo de jóvenes estudiantes festejaba un cumpleaños y donde un comando armando de sicarios los ataco a mansalva dejando 16 muertos y 12 heridos despertaron la indignación, pero también la conciencia de nuestra ciudad… los juarenses entendimos que los más inocentes comienzan a pagar por la negligencia criminal de algunas autoridades y la indolencia que como sociedad hemos tenido frente a lo que nos pasa como comunidad. El peligro de la muerte absurda, del dolor evitable, se nos hizo presente frente a nuestras narices. Definitivamente algo está podrido en Juárez. Lleva años pudriéndose y la podredumbre esta cada día peor. La descomposición de nuestra ciudad tiene razones bien conocidas. Aquí se libra la lucha más cruenta en el mundo por el control de una plaza para del trafico de drogas hacia los Estados Unidos, principal país consumidor de estupefacientes del orbe… La pobreza en que vive más de la mitad de los juarenses, la baja calidad educativa de la mayoría de sus centros escolares, la falta de oportunidades para sus jóvenes, la desintegración familiar, el enorme número de consumidores de drogas que hoy viven en nuestra ciudad y el pésimo y desorganizado desarrollo económico que padecemos son causas que agravan y sirven como caldo de cultivo para las actividades del crimen organizado y de la delincuencia común.

… Aquí tenemos un pre candidato a gobernador que hace apología del crimen organizado, Cesar Duarte que aseveró que antes “convivíamos con una actividad ilícita que servía para el desarrollo económico de nuestras comunidades” y que todos los días hablan de que únicamente usted y su gobierno son los culpables de lo que nos ocurre en Juárez… Aquí estamos así porque se premia a exjefes policiacos que permiten y cubren la fuga de narcotraficantes y no se les hace ni les pasa nada. Porque hemos tenido como procuradores de Justicia a leyendas del hampa local. Porque hemos tenido jefes policiacos municipales, en nuestra historia reciente, que hoy son reos por narcotráfico en los Estados Unidos. Y tampoco pasa nada. Por eso en Juárez y en el Estado de Chihuahua entero las cosas son diferentes que en el resto del país. Por eso… hoy como juarense le pido que… tome medidas políticas, económicas y sociales extraordinarias para recuperar a nuestra ciudad de las manos que hoy la gobiernan y rigen su destino: los delincuentes. Si usted inicia esta lucha ahora, reconociendo con humildad la derrota actual, contará con el apoyo irrestricto de todos los juarenses de bien… quienes hoy representan al gobierno de la República en el Estado, y particularmente en Juárez, no han estado a la altura del reto que tenían enfrente. Algunos incluso tienen antecedentes que hacen dudar, con sobrada razón, sobre la pertinencia de sostenerlos como responsables de una lucha que requiere, necesariamente, de hombres y mujeres de otro talante… Lea completa la carta en elestatal.com/pide-pan-a-calderon-tomar-medidas-extraordinarias-y-unicas-para-juarez

¿Quién decide que la de Haití es una burocracia más corrupta que la británica, la española, la gringa, la mexicana, la alemana o la francesa? Pues la burocracia británica, la española, la gringa, la mexicana, la alemana o la francesa… rrb@red-ami.com






Más en la Sección: Roberto Rodríguez Baños

1 Comentario

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: (AMI) El Estado mexicano consta de territorio, población, gobierno y leyes; se inscribe en el régimen republicano que, según el artículo 49 de la constitución política que es la más alta expresión de las leyes nacionales, tie…..


Deja un comentario